Páginas

jueves, 31 de marzo de 2011

LÍMITE A 60Km/h

Ayer finalicé mi primer entreno de running después del maratón y acabé con muy malas sensaciones. Fueron 10km que empezaron muy bien, pero a partir del km 6 empecé a tener molestias en todas y cada una de las partes de las piernas de las que acabé resentido al finalizar la Marató de Barcelona. Acabé tan resentido que esta mañana practicamente iba cojeando para llegar al trabajo, especialmente sentía dolor en la parte interna de la rodilla derecha, mi pierna "buena" o la pierna que menos problemas me ha dado hasta la fecha (aunque soy zurdo de piernas).
Visto el panorama que se me presentaba para la próxima sesión de entrenamiento, he decidio hacer dos sesiones de spinning, una dirigida a cargo del crack de Josep y otra por mi cuenta y en solitario. La primera ha ido muy bien, el de Onetoone se ha desvivido por motivar a la gente y hacerla más partícipe en la clase. Por la sesión un 9 y por el esfuerzo de motivar a un grupo de lo más soso un 10; hay que reconocer que este grupo casi iguala al voto de silencio de un monje de clausura...
Luego ha sido todavía mejor: He seguido en solitario con el objetivo de rodar el máximo tiempo posible con una resistencia normal, simplemente para acumular más horas con los pedales. Al minuto de haber empezado la nueva sesión he pensado que podía probar ir más rápido sin aumentar excesivamente la frecuencia cardiaca (el día que no utilizo pulsómetro me baso en sensaciones, como hoy). Y así ha sido, en cuanto a sensaciones me he encontrado muy bien y he ido acelerando progresivamente hasta alcanzar los 20km.
Tiempo total 21' 58'' con una cadencia media de 129rpm y una velocidad media de 54,63km/h.


Estoy muy satisfecho por mantener una media tan alta y porque pedaleando no tengo ninguna molestia en las piernas.
Me lo repito otra vez: 54,63km/h de velocidad media, 2 minutos menos  y alcanzo los 60km/h. De acuerdo, no es ninguna maravilla, aunque si tengo en cuenta el poco tiempo que últimamente le dedico al entrenamiento ya me puedo dar por muy satisfecho.
Ya era hora de empezar bien la semana, y eso que estamos a jueves.

miércoles, 30 de marzo de 2011

MOMENTOS EUREKA

Echando un vistazo a un artículo he comprobado como los llamados momentos eureka me llegan del mismo modo que describe en el artículo de Gaspar Hernández, autor de El oficio de vivir bien o El silencio.
Así que aquí tienes el artículo acerca de los momentos eureka:

La expresión "momentos eureka" la usa habitualmente la amiga Silvia Damiano, experta en neurociencias aplicadas al liderazgo. Vive en Australia,pero de vez en cuando viene a Barcelona a impartir cursos.El último con Agima, empresa ejemplar y entusiasta que brinda recursos a las mujeres en el ámbito personal y el profesional. Damiano empezó hace unos años a prestar atención a sus "momentos eureka". Momentos en que le sobrevenían las mejores ideas para solucionar problemas. Concluyó que estas ideass solo llegaban cuando estaba relajada. Concretamente, en la ducha.

123RF

Damiano aprendió de Mark Jung- Beeman, profesor de Psicología Cognitiva, que los momentos eureka ocurren 300 milisegundos después de una explosión de actividad gamma en el cerebro. La actividad gamma es el movimiento de las ondas cerebrales en los 40Hz. pero unos segundos antes de suceder algo:el cerebro debe entrar en estado alfa, relajándose (9-14Hz). Solo después de un momento de calma, llegan las buenas ideas. Si nos presionamos o nos presionan, nuestro cerebro se niega a darnos soluciones a problemas pasados o futuros. Hace poco le pregunté a Damiano qué recomendaría a trabajadores y empresarios que quieran ideas y soluciones nuevas. Me respondió: "Romper con los hábitos. Con lo que hacen siempre. Dar a su cerebro un recreo".
En el trabajo, difícilmente resolveremos según qué problemas laborales o crearemos nuevos productos - entre sillas, mesas y reuniones rígidas. Mejor, según Damiano, es sentarnos en el suelo, con buen humor y diversión. De ahí nació el brainstorming o tormenta de ideas. fue en 1941 cuando Alex F.Osborne definió esta técnica creativa: se dio cuenta de que surgían más y mejores ideas en grupo cuando no se ponían cortapisas. Se trata de no mezclar las nuevas ideas con los juicios racionales que suelen castrarlas. Steve Jobs, Ferrán Adrià, difícilmente hubiesen inventado con juicios racionales o reuniones maratonianas supervisadas con jefes con corbata.
Volvemos(...) al inconsciente. Cómo convertirlo en nuestro aliado. El poeta Schiller afirmaba que para permitir que la capacidad creativa se exprese es necesario que la razón deje de controlar al inconsciente. El psicólogo Pepe Landáruzi afirma en El inconsciente, tu amigo (Oceano Ambar) que si se controlan demasiado las ideas, si se someten a un control muy racional, es cuando pueden producirse los bloqueos y la esterilidad creativa.
Landázuri pone el ejemplo del arquitecto.Para planificar un moderno edificio, tiene que usar la imaginación. "Debe dejar volar su inconsciente para imaginar las formas que debe adoptar el edificio, para que esta sea u na creación verdaderamente original, y no una mera repetición de otras construcciones". Pero, por otro lado debe tener en cuenta una multitud de factores de índole racional: distribución del peso, altura, etcétera. "El inconsciente entiende poco de leyes de gravedad y construcción", afirma. Por tanto, concluye, hay que dejar volar la imaginación y luego tamizar racionalmente los contenidos que han aparecido.
Y esperar, bajo el agua de la ducha, que aparezcan los anhelados momentos eureka. Silvia Damiano también recomienda poner el despertador unos minutos antes de la hora habitual en que nos levantamos: en ese estado de relajación, el cerebro, según ha aprendido de sus maestros científicos - y de su experiencia , puede generar soluciones e ideas para el nuevo día que comienza.

domingo, 13 de marzo de 2011

EL HOMBRE ES EL ÚNICO ANIMAL QUE TROPIEZA DOS VECES CON LA MISMA PIEDRA

Yo a la mía le voy a poner nombre. Se admiten sugerencias.


El sábado fue un día muy lluvioso en Barcelona y coincidió en que era el día que debía recoger la bici del mecánico; cogí el bicing para desplazarme hasta Tomás Domingo e igual que me pasó la anterior ocasión, accioné el freno delantero antes de llegar a la estación del bicing, lo que desembocó en un bloqueo de la rueda delantera, su consecuente giro y mi posterior caída al suelo mojado. Ya que la calzada suele estar muy sucia aproveché para desplazarme por el suelo y limpiar unos 3 metros delante de la estación.

Así los vehículos que pasen por ahí notarán que el asfalto está más limpio de lo habitual. Ha sido un placer, la próxima ocasión mi piedra y yo intentaremos dejar más limpia la calzada, aunque lamento que el sábado fuera en tejanos y no en un traje.
Por la tarde Raquel, Pedro y Ruth celebraban sus aniversarios en casa de los badaloninos, pero por motivos de fuerza laboral tuve que ausentarme. A eso de las 19h recibí una llamada de Magda para persuadirme a que fuera, ni que fueran unos minutos. No me lo pensé ni dos segundos, era la excusa perfecta para dejar a Álex y Pablo descansando de mis palizas y coger la bici y estrenar la cadena, piñones y cubiertas nuevas (entre otras cosas). La lluvia que estuve presente todo el día no hizo amedrentar mis deseos, todo lo contrario, era el escenario perfecto para salir en bici una solitaria noche de marzo.
Antes de llegar al Fórum dejó de lloviznar, mejor, que llueva o no llueva, pero que el tiempo deje de hacer el tonto. Y lo dicho, dejó de lloviznar para empezar a caer una lluvia torrencial que iba en consonancia con las olas que rompían por el litoral. Todo el paseo marítimo para mí solito y nadie a quien esquivar en las sucesivas poblaciones :)
Finalmente, llegué a la fiesta antes de que los peques y sus familias empezaran el retorno a casa y, claro está, aproveché la confianza de Pedro y Ruth para presentarme en su casa con una apariencia que no era ni limpia ni elegante, supongo que ya te lo puedes imaginar

jueves, 10 de marzo de 2011

martes, 8 de marzo de 2011

MARATÓ DE BARCELONA. EL DÍA DESPUÉS

Antetodo un homenaje a los amig@s que han acabado el maratón con éxito:

Josep Colomina 03:25:15

Lluís Vaquer 03:27:49

Jordi Boronat 04:03:38

Maria Arenillas 04:09:38

Gabriel Pinós 05:12:35

El día después del maratón empezó mucho antes de lo esperado. Después de acabar la prueba tenía pensado volver en bici, pero el gran encuentro con mis niñas cambió los planes; como hacía tan buen tiempo volvimos andando, pero a la altura de Rocafort mis piernas ya no daban para más, o nos subíamos a un autobús o me podían dejar tirado en un banco.
Opino que si puedes dedicar unos pocos minutos más, puedes llegar andando a todas partes sin necesidad de utilizar transporte público, y como la opción del bus era la única que veía factible para llegar vivo a casa, cuando llegamos subí por las escaleras para compensar el trayecto en bus. (Siempre subo andando, pero aquel día era para hacer una buena excepción)
Por la tarde siesta y al llegar la noche decidí quedarme en el sofá porque veía que los dolores y el cambio de postura iban a ser muy frecuentes; así que mejor que duerman las que puedan y ya me espabilaré. Ya no recuerdo cuando fue la última vez que tuve fiebre, aunque en esta ocasión sólo fueron unas décimas. Pasé la noche como una croqueta, dando vueltas y deseando coger la postura idónea para poder descansar, pero cuando cogía una postura en la que no me dolía una pierna, me dolía la otra.
Al amanecer la situación había mejorado, ya no tenía tanto dolor e incluso parecía que podía caminar con cierta normalidad. Nos animamos a asistir a la celebración familiar del aniversario de Lucía y al anochecer volvimos a reponer fuerzas a casa. Aproveché para desempolvar a la niña de mis ojos gemelos, para cogerla de camino a casa cuando dejara el coche y apenas había acabado de subir la rampa del garaje con la bici cuando escuché un terrible sonido que hacía años que no sentía en primera persona, un reventón!!! Ni el líquido interno del tubeless pudo taponar la fuga. Podría haber dejado la bici y coger el bus o volver andando, pero lo que yo quería, deseaba y anhelaba era disfrutar de un paseo en bici camino de casa; así que ya me ves pasadas las 10 de la noche introduciendo una cámara en el tubeless (y deseando que la cubierta aguantara la fuga) para empezar a pedalear, aún sin saber si mis piernas iban a reaccionar bien.
Y sí que aguantaron, las piernas y la cubierta, era como si no hubiera corrido el maratón el día anterior ni acabara de tener un buen pinchazo. Me empecé a animar y a imprimir más fuerza con las piernas, será porque aproveché un tramo de bajada o que se me fueron todos lo males dándole a los pedales, la cuestión es que apenas había finalizado el primer día después de los 42km y había alcanzado una buena máxima dentro de Barcelona: 50,9km/h

MARATÓ DE BARCELONA 2011

FIASCO. La Marató de Barcelona ha sido todo un via crucis; aunque en esta ocasión también era mi primera vez, no ha tenido nada que ver con las sensaciones que tuve con el medio maratón. Pero como decía Jack el destripador "Vayamos por partes":
La noche del sábado no acabó muy bien, cené un copioso plato de pasta, para ir preparando las baterías de la mañana siguiente, pero no tuve fuerzas ni para llegar a la cama. El camino más corto para llegar a un sitio de reposo era el sofá, así que allí me quedé desde las 21h hasta pasada la media noche. Cuando recuperé fuerzas, me preparé todo lo necesario para el maratón y, esta vez sí, directo al llitet. La causa de esta fatiga, el trabajo en grado n.
Y llegó el día esperado, me despierto despejado, desayuno como un campeón, me unto de vaselina todas las partes susceptibles de padecer roces y cojo el bicing con dirección pl. Espanya. Antes de llegar a las torres vencianas ya me encontré a los primeros maratonianos que antes de llegar estaban dejando su regalito en forma de caca matinal en el Parc de l'Excorxador. Subo hacia el palacio número 6, donde se había habilitado el servicio de guardarropa y ya diviso a los One to one aguardando tranquilos en el cajón de salida.




Después de dejar la bolsa me dirigí al lado contrario de donde estaba mi cajón de salida y estuve estirando y calentando unos 20 minutos. Ahora ya podía encarar la prueba más tranquilo, dan el pistoletazo de salida, pero hasta el minuto 10' 20'' aproximadamente no cruzo el arco de salida, los primeros minutos se hacen muy pesados porque somos muchos corredores y apenas hay espacio para correr a tu ritmo. Opto por ir por la izquierda e ir adelantando pausadamente, es mi primer maratón y prefiero ser conservador.
Al poco tiempo diviso la liebre de las 4 horas, perfecto, si mantengo el ritmo acabaré con un tiempo muy satisfactorio para mis capaciades.Antes de llegar al km 10 adelanto sin ningún esfuerzo a la liebre de las 4h y la voy dejando cada vez más atrás. "Muy bien!!!" pienso, los primeros 10 km han transcurrido como un suspiro y si mantengo el ritmo y no me excedo llegaré a meta con un tiempo de 3h 50'.
Sigo al mismo ritmo y voy disfrutando del magnífico recorrido que han preparado los de r.p.m. La verdad es que la ruta es una muy buena carta de presentación para ese 45% de corredores extranjeros que han venido a correr a la ciudad condal.
Todo va transcurriendo sin incidencias, si no me equivoco sobre el km 17 diviso a los onetone bikers que van en busca de los runners; qué gracia y qué envidia tener una bicicleta cerca y no poder darle a los pedales...
Pocos metros antes de llegar al medio maratón empiezo a tener molestias en los isquiotibiales, nada preocupante, el 30 de enero tuve molestias mucho antes y acabé muy bien. Pero a partir de aquí empieza una segunda parte que nada tiene que ver con lo que acabo de relatar.
A la altura del km 23 me adelanta la liebre de las 4h y me cercioro que aunque intente imprimir más ritmo no consigo mantener la distancia que, poco a poco, me va ganando. Debo mantener la tranquilidad, tengo bien visualizado el recorrido y apenas hemos hecho la mitad de la prueba. Hasta que llega el fatídico km 27, de repente siento un dolor muy intenso en ambas piernas y cada zancada se me hace muy dolorosa; el tramo de sube y baja de la Diagonal desde el Fórum hasta Glòries, voy alternando el caminar con un intento de trote cada vez que alguien me anima. Antes de llegar a Glòries ya empiezo a pensar en abandonar, si estoy con estos dolores y todavía faltan unos 14 km esto puede ser un desastre. Si no hubiera habido tanta gente en aquel tramo hubiera abandonado, ya ni siquiera "troteo", camino rápido y sé que si paro se ha acabado la prueba. De hecho para mí ya ha acabado, no tiene ningún sentido CORRER un maratón si en lugar de eso CAMINO dolorido.
En el km 30 aprovecho que hay un puesto de la Cruz Roja para que me echen reflex en los isquios, gran error, he notado el mismo efecto que si me hubieran soplado a dos metros y, además, se me ocurre darme unas friegas antes de coger la naranja y el plátano, así que como dos frutas con sabor a reflex y sí que noto su efecto alrededor de la boca.
Ahora mis pensamientos se centran en ignorar el dolor, calcular el mejor tramo del recorrido para abandonar y quedarme los más cercano de casa o que todavía tengo posibilidades de acabar si llego en menos de seis horas.
Estoy caminando, ya no son los isquiotibiales también me duele todo el anillo que comprende cada una de las rodillas. Sigo con mis pensamientos y periódicamente compruebo la hora en el ipod, caminando todavía puedo llegar antes de las 6 horas ¿O dejo de sufrir y me voy a casa? pero si abandono y me voy a casa, luego tendré que ir de todas maneras a recoger mi mochila. Sigo caminando...
Llego al centro, Plaça Catalunya, Portal de l'Àngel, Catedral, Via Laietana, Ferran... y mi caminar se ha convertido en un cojeo continuo. Continuo cojeando...
Cada vez que doy un paso, más me duele, me centro en el objetivo de acabar en menos de 6h y para evitar pensamientos más positivos intento recordar los entrenos desde el medio maratón. Mal hecho, apenas me ha llevado medio minuto, fueron los dos intentos frustados en los que apenas corrí 4,5km y 3km más un intervalo también de 3km con mucha pendiente. Con semejante entreno todavía puedo dar gracias de mantenerme en pie. Continuo cojeando...
Y continuo cojeando hasta que alcanzo los 200m antes de meta, ahí me atrevo a hacer algo parecido a un trote, si tiene que petar algo que pete si es que no ha petado ya. Cruzo la línea de meta a 5h 12', me cuelgan la medalla de finisher que me descuelgo por no sentirme merecedor de ella y voy directo hacia las escaleras a recoger mi bolsa. Como pare la he cagado.
Pero paré, sorprendentemente me encontré con las dos Magdas habían acudido a recibirme (y el rato que tuvieron que esperar), recogí la bolsa y caminando nos fuimos a casa. Después de todo al fin tuve una alegría!!!

PS: Marce me ha enviado mis grandes éxitos durante el maratón. Para ver el video clicka aquí.